S-OTP: características de la plataforma que garantiza el acceso a los datos del vehículo

Con la llegada del automóvil conectado, la capacidad de acceder de manera segura a los datos determina la calidad del servicio. La plataforma que necesitan los operadores de posventa independiente es S-OTP, una plataforma telemática segura a bordo. Ésta debe permitir crear, desde el prisma de la seguridad, unas condiciones de competencia equitativas y efectivas respecto el acceso a los datos del vehículo.

Esta plataforma es la solución que desde ANCERA creemos más efectiva y la que apoyamos junto a diferentes asociaciones a nivel europeo, tales como ADPA (Asociación Europea de Editores Independientes de Datos), AIRC (Asociación Internacional de Reparadores de Carrocería), CECRA (Consejo Europeo de Comercio y Reparación de Automóviles), EGEA (Asociación Europea de Equipos de Taller), ETRMA (Productores de Neumáticos), FIA (Federación Internacional del Automóvil), FIGIEFA (Federación Internacional de Distribuidores en el Mercado Posventa) y LEASEUROPE (Federación Europea de Asociaciones de Empresas de Leasing).

Rapidez y eficacia

La finalidad de la plataforma S-OTP es garantizar que los consumidores puedan seguir eligiendo y confiando en sus proveedores de servicios, con servicios y productos innovadores, competitivos y seguros y sostenibles que van a garantizar nuestra seguridad en la carretera.

Características más importantes de la plataforma:

  • Una clara separación de funciones
  • Comunicación no supervisada y no distorsionada.
  • Contrato de cliente independiente / gestión de consentimiento directo y oferta de servicios.
  • Acceso estandarizado a la conexión con el vehículo a través de interfaces de software seguras.
  • La capacidad de interactuar de forma segura con el conductor.

En palabras de Carlos Martín, secretario general de Ancera: La S-OTP no es un dispositivo físico, sino un conjunto de requisitos funcionales y no funcionales para un vehículo, sus aplicaciones integradas y para las entidades y procesos fuera del vehículo. En este sentido, la S-OTP es una solución totalmente neutral desde el punto de vista tecnológico. No prescribe ninguna tecnología específica, sino que define los derechos, funciones y obligaciones de los diferentes actores implicados. Los requisitos de un S-OTP apoyan la igualdad de capacidades (es decir, acceso a los datos en tiempo real del vehículo, acceso a los recursos del vehículo o la comunicación directa con el cliente a través de la interfaz) de los proveedores de servicios independientes para competir eficazmente. Al mismo tiempo, la integridad del vehículo se mantiene mediante el apoyo a los requisitos de ciberseguridad.

La capacidad de los proveedores de servicios independientes de tener una relación contractual directa con sus propios clientes es vital

La S-OTP también pide que la legislación aborde los requisitos de normalización y estandarización, incluida la necesidad de un esquema de acreditación, de un acceso a los datos y funciones del vehículo, así como de un conjunto de datos y funciones en todos los fabricantes de vehículos. Cuando las normas se citen en la legislación, también deberán ser neutrales desde el punto de vista tecnológico.

La capacidad de los proveedores de servicios independientes de tener una relación contractual directa con sus propios clientes es vital. Esto implica la posibilidad de gestionar directamente el consentimiento entre el propietario del vehículo/conductor y su proveedor de servicios, sin supervisar la actividad de tales servicios independientes.

Ver más

Noticias relacionadas

Solicite información para asociarse
Accede al área de socios
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad