Nueva normativa etiquetado de neumáticos

A partir del próximo sábado 1 de mayo entrará en vigor el nuevo reglamento sobre etiquetado de neumáticos. Pero ¿sabemos qué cambios supone sobre la anterior?

La etiqueta ‘vieja’, vigente desde 2012, contenía información sobre eficiencia energética, seguridad y ruido ambiental. Sobre estos tres puntos, el usuario debía decidir qué neumático se adaptaba mejor a sus necesidades de conducción.

Las novedades que incluye la nueva normativa son:

  • Las nuevas etiquetas amplían la información sobre eficiencia energética y seguridad e  incorpora datos relativos a la adherencia en superficies heladas y nevadas, así como un código QR para obtener más especificaciones del producto en una base de datos europea.
  • Los neumáticos C1 y C2 para coches y furgonetas, respectivamente, calificados anteriormente como clase E por su resistencia en la rodadura y su agarre en mojado, serán ahora clasificados como clase D.
  • Los ubicados en las clases F y G pasan a ser clase E.
  • Los niveles de ruido se estructuran, según los decibelios, en A, B o C.
  • La nueva etiqueta estrena dos pictogramas que indican:
    • Si se trata de un neumático con adherencia para conducir con nieve, que cumpla con las normas de homologación de la Unión Europea.
    • Si se trata de un neumático que ofrece una buena tracción en hielo, en línea con los nuevos estándares de calidad ISO.

Todos aquellos socios que quieran disponer del nuevo cartel sobre el nuevo etiquetado de neumáticos, que ha elaborado AFANE, Comisión de Fabricantes de Neumáticos, podéis enviar un correo a ancera@ancera.org.

 

Esta nueva etiqueta deberán llevarla tanto turismos y furgonetas como vehículos industriales (autobuses y camiones). Y será obligatoria para los neumáticos que se fabriquen y vendan a partir del 1 de mayo de 2021, sin que esto implique que tener que cambiar los actuales.

El nuevo reglamento 2020/740 fue aprobado y publicado en el Diario Oficial de la Unión Europea el pasado mes de junio. Entre otras, expone que:

  • A fin de afrontar el reto de reducir las emisiones de CO2 del transporte por carretera, procede que los Estados miembros, en cooperación con la Comisión, establezcan incentivos para la innovación con vistas a lograr unos neumáticos C1,  C2 y C3 seguros y eficientes en términos de consumo de carburante.
  • Los neumáticos eficientes en términos de consumo de carburante pueden ser rentables, ya que el ahorro de carburante que generan compensa el precio de compra más elevado, derivado de mayores costes de producción de dichos neumáticos.
  • Mejorar el etiquetado de los neumáticos permitirá a los consumidores obtener información más pertinente y más comparable sobre la eficiencia en términos de consumo de carburante, la seguridad y el ruido, y tomar decisiones rentables y respetuosas con el medio ambiente cuando adquieran neumáticos.

 

Ver más

Noticias relacionadas

Solicite información para asociarse
Accede al área de socios