El Juzgado de lo Penal nº1, de Córdoba, dictó Sentencia el pasado 19 de diciembre de 2019 por la comisión de un delito contra la propiedad industrial, motivado por la venta de equipos de diagnosis falsificados a través de Internet.

Quedó acreditado que durante el período de al menos dos años y medio, el condenado estuvo ofertando y comercializando equipos de diagnosis falsificados a través de diversos foros y páginas web. Escudándose tras el anonimato y adoptando medidas para evitar ser identificado, realizaba los pedidos a un proveedor en China para su posterior envío a terceros en España.

Tras una investigación preliminar CAPA formuló denuncia contra el responsable de las ventas. Ello motivó la continuación de las investigaciones por parte de la Policía y responsables Aduaneros, lográndose identificar al condenado y desmantelar su sistema de ofrecimiento y venta que había creado.

Según pudo comprobarse, los adquirentes de los equipos fraudulentos eran titulares de talleres y particulares, nueve de los cuales fueron llamados a declarar como testigos ante el Juzgado. Prácticamente la totalidad de los testigos coincidió en que los equipos no funcionaban adecuadamente, eran de baja calidad y su precio era muy inferior al de mercado.

El Juzgado determina que el investigado actuó en pleno conocimiento de la falsedad de los equipos, condenándolo por un delito contra la propiedad industrial (artículo 274 del Código Penal).

El Juzgado de lo Penal nº1, de Córdoba, ha condenado al responsable de la venta de equipos de diagnosis falsificados a una pena de prisión de 6 meses, así como al pago de una indemnización a favor de CAPA. 

 

Sobre CAPA:

Creada en 2011, CAPA (Comisión Antipiratería para el automóvil) tiene como función analizar e iniciar acciones destinadas a corregir el importante problema de la piratería en software, máquinas de diagnosis e información técnica que afecta al sector de la posventa de automoción.

La comisión está liderada por ANCERA (Asociación Nacional de Comerciantes de Equipos, Recambios, Neumáticos y Accesorios para Automoción) y AFIBA (Asociación de Fabricantes e Importadores de Bienes de equipo para la Automoción) formada por la mayoría de empresas de software afectadas por la piratería y las principales asociaciones de talleres.