Imputados los propietarios de 55 talleres de toda España que habían adquirido los equipos y los estaban utilizando para reparar vehículos.