header_LV_seccion

Castellón, 4 mar (EFE).- Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a una persona por falsificar equipos de diagnosis de vehículos que compraba en China y manipulaba y que llegó a distribuir a más de 50 talleres en toda España, y que suponen un riesgo para la seguridad vial.

Según han informado fuentes de este cuerpo policial, el detenido es un hombre de nacionalidad española y 31 años de edad al que se acusa de un delito contra la propiedad intelectual e industrial.

En junio del año pasado, una comisaría en Cataluña recibió una denuncia en la que una comisión “antipiratería” alertaba de un posible delito contra la propiedad intelectual tras detectar que se estaba comercializando equipos falsificados de diagnosis de una conocida marca.

Los agentes localizaron un domicilio en la localidad castellonense de Vinaròs, y comprobaron que el sospechoso de las falsificaciones frecuentaba tres viviendas en las que almacenaba y distribuía las falsificaciones de los equipos, y le detuvieron.

En el registro de las viviendas, los agentes intervinieron ocho equipos informáticos y más de 200 equipos de diagnosis de diversas marcas falsificados, valorados en más de 125.000 euros.

Además hallaron gran cantidad de documentación relativa a la empresa y a los más de 50 talleres repartidos en toda la geografía española en los que se habían distribuido los equipos.

Según las fuentes, el arrestado llegó a facturar más de 15.000 euros en un solo mes con la venta a través de una web, cuya mercantil estaba constituida en Costa Rica, y este dinero estaba siendo ingresado a su vez en una cuenta bancaria en Chipre.

Además, han advertido de que el uso de equipos de diagnosis falsificados o pirateados, que no han pasado ningún tipo de control de calidad, usan un software que puede dejar inactivas varias de las funciones que realiza el equipo, lo que puede causar “graves daños” en los vehículos a los que son conectados.

El material empleado para hacer los componentes internos y externos suelen ser “de poca calidad” y la copia del circuito integrado “no garantiza una comunicación correcta con el vehículo”, pudiendo generar “desperfectos y desconfiguraciones, incluso lesiones a los pasajeros, si se manipulan sistemas de seguridad como puede ser el airbag del vehículo”.

El detenido, que carece de antecedentes policiales, ha pasado ya a disposición judicial.